Palabras del Director

 

Se presenta una síntesis de la entrevista realizada a nuestro Director por el alumno de Cuarto año de Enseñanza Media Matías Escobar Andrade.  ¿Cómo llegó a convertirse en Director del Establecimiento?

Fui profesor de la Hermana Bernarda Madariaga, actualmente Superiora de la Congregación Religiosa, en la FIDE (Federación de Instituciones de Educación) que preparaba a futuros directores. Luego me encontré con ella en la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación donde ella estaba haciendo un Magíster; le dirigí su tesis y ahí me planteó la posibilidad que pudiera asumir la dirección de este Colegio. Eso pasó en el año 1997 y asumí al año siguiente.

¿Qué es lo que más le gusta del trabajo que usted realiza como Director del Colegio?

La gestión propiamente tal, es decir organizar y prever el futuro. Cuando llegué a este Colegio, hace 16 años, eran pequeñas casitas de un piso, en mal estado. Mi primer desafío fue transformar este Colegio. Lograr una infraestructura sólida, firme, amigable con los alumnos, velar por buenos patios, tener buena iluminación al interior de las salas, adquirir equipos multimedia. Todo lo cual se ha ido logrando en este tiempo y eso ha permitido que el nivel académico del Colegio sea cada vez mejor. Acabamos de recibir el reconocimiento de Colegio autónomo; lo cual significa estar en el primer nivel de la categorización que la Agencia de Calidad hace respecto de los establecimientos educacionales. Por otro lado, he favorecido el contacto con los integrantes de la comunidad educativa, tanto profesores, auxiliares, apoderados y alumnos. Me gusta tener desayuno con los alumnos, convivencia con los profesores, con el equipo de gestión, con el cual me reúno semanalmente.

Como Colegio Católico, ¿cuál es la misión que tiene el Colegio?

Evangelizar a través de los Planes y Programas. No podemos desligar lo religioso de lo pedagógico. Un buen Colegio de Iglesia es aquel que logra una educación de punta, desde el punto de vista de los contenidos de las diferentes asignaturas; pero éstos están atravesados por los principios y valores propios, en este caso cristianos y con un Carisma Franciscano.

¿Cuáles han sido los mayores problemas que ha debido enfrentar como director del colegio?

La incomprensión inicial, fundamentalmente porque aquí había un sindicato con ideas contrarias al catolicismo y no les gustaba que el Colegio pudiera elevar su nivel y su categoría como lo ha logrado. Desgraciadamente eso fue muy triste el primer año y fue una pérdida de tiempo, porque en el año 1998 no pudimos iniciar el plan que diseñamos cuando asumimos la dirección del Colegio y hubo que posponerlo para mediados del año 1999. La construcción total de este Colegio, tal con hoy día existe, se terminó recién a mediados del año 2004. Podría haberse terminado en el año 2003 o en el 2002.

¿Qué aspectos destacaría durante los últimos años en su gestión como Director del establecimiento?

El poder integrar los equipos humanos, el poder participar en los proyectos que el Ministerio ofrece como el PIE (Programa de Integración Escolar) y la SEP (Subvención Escolar Preferencial) y poder iniciar toda una política de implementación de medios pedagógicos que nos lleva a que este año todas las salas de clases tengan equipo multimedia, que ya la Enseñanza Básica, hasta 6º básico, tienen pizarras interactivas y ese proyecto sigue adelante.

¿Cómo valoraría usted su gestión a lo largo de estos años como Director?

Creo que he puesto a disposición de este Colegio las cualidades que Dios me dio y la experiencia que traía de instituciones anteriores me ha permitido que el trabajo en este Colegio para mí sea grato y llevadero.

¿Cuáles son los pilares o ejes fundamentales Proyecto Educativo de nuestro Colegio? 

El Proyecto Educativo, que durante este año se ha estado actualizando, es la razón de ser de la institución: es lo que quiere lograr, qué es lo que inspira el quehacer de la institución. Eso quiere decir en un colegio católico tener los fundamentos teológicos, filosóficos y educativos que inspiran la acción educativa que el colegio va a tener a través de su misión, su visión, sus políticas, sus estrategias y sus acciones. En el año 2000 habíamos elaborado un proyecto educativo y era necesario actualizarlo puesto que los cambios en Educación y en el mundo en general son muy rápidos y por lo tanto ya trece años, era el momento de actualizarlo. Este trabajo está siendo terminado con participación de apoderados, de alumnos y de profesores y en los próximos días el consejo escolar tomará conocimiento de él con las observaciones que en  la jornada que hubo en la semana pasada (el día exacto deberían ponerlo, no me acuerdo, el 29 fue).Se han acogido varias de las sugerencias hechas en esa jornada y el equipo redactor está asumiéndolas y en los próximos días va a pasar al consejo escolar para su aprobación definitiva para que todos los apoderados puedan recibirlo en el proceso de matrícula de fin de año.

El primer y más importante fundamento es el Evangelio de Jesucristo. Quien mejor ha llevado a la práctica ese mensaje ha sido históricamente Francisco de Asís, por eso asumimos los pilares del cristianismo en la versión de San Francisco. Esto desde el punto de vista de las ideas filosóficas y teológicas, pero desde el punto de vista de las ideas pedagógicas nos inspiramos en una educación centrada en la persona, pero sin desconocer que el constructivismo, que es pensamiento pedagógico que hoy día inspira el sistema educacional chileno, también es necesario tomarlo en cuenta.

¿Qué cambios contrae esta reactualización y cómo van a ser puestos en práctica a futuro?

En la línea gruesa no hay grandes cambios, porque la línea de pensamiento es la misma. Lo que pasa es que hay nuevos lenguajes, nuevas formas de presentar las cosas. Ha habido en los últimos años documentos de la Iglesia, de Aparecida por ejemplo a nivel de la Conferencia Episcopal Latinoamericana, que son novedosos y que han sido incorporados, pero en la misma línea de pensamiento cristiano franciscano que había anteriormente. También se ha enfatizado mucho más los valores más franciscanos.

¿Cuáles son los objetivos a mediano y a corto plazo que tiene Ud. Para el Colegio?

Bueno, a mediano y corto plazo  es terminar de implementar todas las salas con pizarras interactivas, implementar un nuevo sistema de software para el manejo computacional de los profesores en sus planificaciones y áreas de clases. Eso lo acabamos de adquirir con el compromiso de implementarlo para el año 2014. Eso es lo grueso, lo más relevante a corto plazo. Y a mediano plazo, tenemos una deuda con el Colegio que es poder construir una capilla acorde con la infraestructura que ya tiene el Colegio. Desgraciadamente no hemos podido iniciarla, porque con todos los vaivenes económicos que ha habido y que si sigue o no sigue el financiamiento compartido, y si hay tomas o no hay tomas, que ha habido en los últimos años, tenemos el espacio físico pero no tenemos la seguridad de que una vez que comencemos con la obra, podamos terminarla. Por lo tanto, queremos tener la seguridad que en los próximos dos o tres años podamos iniciar esta obra pero con seguridad de terminarla con los recursos suficientes que ello demanda. Porque junto con la capilla se construiría un salón multiuso para la comunidad escolar.

Sabemos que el tópico de la educación se hace cada vez más latente en nuestra sociedad chilena, ¡qué opinión tiene usted frente a  la educación en Chile y qué cambios debería tener esta y cómo deberían llevarse a cabo?

Lo más relevante que hemos venido escuchando desde hace unos seis o siete años atrás es que la calidad de la educación en Chile es deficiente, que es necesario mejorarla. Pero esto es una cosa de más antigua data. En el año 1990 este país logró la cobertura total del sistema escolar Básico y Media casi en su totalidad. Por lo tanto, el problema de Chile es poder (imagínate que estamos hablando de más de 20 años) ir mejorando los procesos pedagógicos de aprendizaje de los alumnos. Chile tiene una meta bastante alta, cual es, compararse con los países de la OCDE, la cooperación económica para el desarrollo que funciona a nivel mundial, donde hay 34 países: la mayoría son países europeos y norteamericanos (Canadá, Estados Unidos y México). Y en ese selecto grupo ha entrado Chile. Por cierto que los países del viejo mundo tienen bastante delantera, porque tienen una tradición de muchos más años y Chile está a la zaga. Pero la intención es lograr los niveles educacionales que estos países tienen para lograr un desarrollo adecuado, para que el país, en el fondo, tenga, sus habitantes, su población, una mejor calidad de vida. Pero el problema para llegar a aquello es que existe una confusión en lo que es la calidad de la educación. Porque algunos piensan que, y en eso ha estado el Ministerio de Educación desde hacer varios años, teniendo mejor SIMCE, mejor PSU, hay mejor calidad de la educación. Y la calidad de la educación no solo mide esas cosas, no solo se trata de aprender conocimiento, sino que fundamentalmente es aprender actitudes, es encarnar valores, es encarnar un sistema de vida: Todos los problemas que hoy día tenemos en la sociedad, el alcoholismo, la drogadicción, la desintegración de la familia se deben a que la educación no ha logrado plasmar en sus Proyectos Educativos ese tipo de elementos que tienen que ver con lo que se llaman la formación humana. Por lo tanto, mientras Chile no logre precisar bien este tipo de concepto de calidad, como formación humana además de aprendizaje, no vamos a poder lograr lo que queremos, que es llegar al desarrollo con una sociedad más justa.

Para finalizar, ¿cuál es el mensaje que Ud. le daría a todos los estudiantes del Colegio?

Que así como en muchas actividades demuestran el cariño por el Colegio, cada vez lo quieran más y sobre todo cuiden toda la infraestructura que tienen. Los alumnos que de aquí se van, después quieren volver, porque se dan cuenta de que lo que hay en este Colegio es realmente valioso para su crecimiento como seres humanos. Ese sería el llamado: cuidar lo que tenemos y sentirnos felices por lo que hemos recibido; en este caso, una obra de las Hermanas Franciscanas, que la Madre Teresa Ortúzar cuando fundó este Colegio en el año 1961 quizás no tenía en mente realmente lo que se iba a lograr. Pero ella tiene una frase muy relevante y es que “si esto es obra de Dios, esto se va a mantener”. Y ya llevamos 52 años de historia. Entonces, efectivamente esta es una obra de Dios. Queremos seguir empeñados en lograr que los jóvenes, niños y niñas de la comuna de La Cisterna y alrededores reciban una buena educación, en valores, en principios, pero también en conocimientos, es más, con el carisma franciscano.

 

 

Matías Escobar Andrade

Entrevistador